miércoles, 26 de febrero de 2014

Santa Ana


A mediados del siglo XVIII, el ex soldado español Manuel de Ocio recibe por influencia de su suegro una merced real para la explotación minera en el sur peninsular, la amplia región concesionada era en lo que hoy es la zona de El Rosario, El Triunfo y San Antonio.

Sin embargo su fortuna Ocio la había iniciado con la comercialización de perlas, aprovechando su cargo militar, que le permitía desplazarse por las costas, donde compraba o hacia trueque con los nativos que extraían fácilmente las perlas, de las cuales ellos desconocían su gran valor.
La primera mina registrada por Ocio fue llamada "El Triunfo de la Santa Cruz", razón a la cual El Triunfo debe su nombre. Para explotar las minas de su propiedad Ocio contrata personal de tal suerte que llegó a ocupar una buena cantidad de empleados los que se asentaron con sus familias en el mismo sitio del beneficio minero de Ocio y también lugar de residencia de este mismo.


Foto: APFC Abril 2010
Este asentamiento surge alrededor del año de 1748 y es, tal vez, el primer asentamiento que no dependía directamente del mando jesuita, ejercido por ellos en toda la California conocida. En la época de bonanza, el Real de Santa Ana llegó a tener veintidós familias todas ellas trabajando para Don Manuel de Ocio, de tal suerte que los operarios del beneficio minero eran cerca de los doscientos, ninguno de los operarios de Ocio era de procedencia indígena local. De estas familias, entre ellas mi familia, los Mendoza, surge la gente que se asentó luego en las nuevas poblaciones civiles de San Antonio y El Triunfo, se suman a ellas algunas de las que se encontraban entonces en los asentamientos misionales, de estos primeros habitantes civiles surgieron ramificaciones familiares muchas de las cuales se han extendido hasta nuestros días y que forman parte de las grandes raíces familiares sudcalifornianas. 

Actualmente en la zona solo hay ranchos ganaderos junto a las ruinas, sobrevive esta casa donde se dice vivió Manuel de Ocio.



Foto: APFC Abril 2010


Foto: APFC Abril 2010
Arco escarzano en la vieja casa del siglo XVIII

Foto: APFC Abril 2010
En los vanos de puertas y ventanas se puede apreciar el espesor del muro hecho principalmente de adobe.

Foto: APFC Abril 2010

Foto: APFC Abril 2010

Foto: APFC Abril 2010
Algunas ruinas, como estas están dispersas en el campo



Foto: APFC Abril 2010
En las imagenes se puede apreciar que las construcciones estaban hechas de muros de adobe de un espesor considerable.
Foto: APFC Abril 2010

Foto: APFC Abril 2010

Foto: APFC Abril 2010

Foto: APFC Abril 2010
 Restos de lo que fue una construcción hecha de piedra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total